Por qué hay alta rotación de personal por malos procesos de reclutamiento y selección

Primera Parte

 

Prepárese para adentrarse en un compendio donde sacaremos ampollas a todos los implicados, casi ninguno saldrá bien librado, sobre todo, al empresario que no se ha cansado de contratar mal, entre otras cosas porque en décadas no se ha tenido soluciones efectivas al problema y nadie se había preocupado en solucionarlo sino matizarlo.

 

Empecemos, le pido por favor, no se sienta ofendido ni maltratado, todos, somos víctimas de ésta situación y cuando termine de leer, lo entenderá.

 

Éste primer artículo, es el comienzo de un duro camino que emprendemos hoy 11 de Octubre del 2016, después de dos años de haber propuesto la solución definitiva y ver los primeros resultados contundentes.

Primera parte: Los 5 motivos de la alta rotación por los malos procesos de reclutamiento y selección

Es cierto que la alta rotación en las empresas responden a muchos motivos y no toda la culpa es de los malos procesos de reclutamiento y selección, cierto, pero gran parte de la culpa de los despidos, del profesional que renuncia y de tan poco talento en las empresas es por culpa de malos procesos de reclutamiento y selección.

Vamos a partir de lo básico, vamos a definir "talento" no como la capacidad de ejecutar sobradamente bien una acción, no definamos el talento técnico, definamos como "talento" como el "Talento corporativo", la capacidad que tienen los profesionales para hacer sobradamente bien sus labores, con amor y alto espíritu de superación empoderando a otros a hacerlo inclusive mejor que ellos mismos.

Lo básico: En las empresas hay escases de talento, de Talento Corporativo y por lo contrario, abunda el "no talentoso", el perezoso, el quejumbroso, el mentiroso, el incompetente y los que ni quitan ni ponen, ni hacen, ni dejan hacer. El talento es el 5%, todas las empresas saben quién es, generalmente son dos, cuatro o cinco personas por empresa.

Lo sé, cuando comencé diciendo que no hay talento ya empezaste a leer con duda, con recelo, pero sabes que tengo razón, sabes, estés donde estés, sabes que en donde trabajes hay esos dos o cinco que si son talentosos, esos que todos saben que serán el empleado del mes, esos que sabes que renunciarán, que serán ascendidos o que siguen ahí poniéndole el alma, salvando a esa empresa, salvando a otros, si, esos... talentosos técnicamente hablando, hay muchos, pero talento corporativo hay pocos, y están repartidos, muy pocas empresas los reúnen a todos, y las que los reúnen, sencillamente se van lejos, muy lejos... sino pregúntenle a Jeff Bezos, Marc Zuckerberg, Bill Gates, Amancio Ortega, Warren Buffet o Jack Ma si ellos no están 100% enfocados en retener y capturar el talento corporativo, pues, ellos hacen la diferencia, no el producto, ni el servicio, ni la página, ni el precio, ni en si nada, sólo el talento hace la diferencia. 

Empecemos entonces en los 5 motivos de la rotación de personal por los malos procesos de selección y reclutamiento:

1. Reclutar sin decir el salario: El 80% de las ofertas que vemos no indican el salario, pues bien, al no decirlo, la mayoría de los talentosos ni se inmuta en aplicar, dentro de los que aplican, cuando han perdido su tiempo y se lo han hecho perder al reclutador y se enteran del salario y no les satisface, sencillamente se van, y entonces quedan los mismos: Los no talentosos y los necesitados, que siguen allí, y una vez contratados, apenas encuentran la oportunidad de irse, lo hacen. ¿Quién sale perjudicado en todo esto?: La empresa contratante. ¿Quién tiene la culpa? El reclutador o Head Hunter. ¿Por qué? Por no persuadir a la empresa de no decir el salario claramente y con tal de venderle, pues, aceptan lo que diga la empresa contratante: Vender por vender. Igual, la empresa contratante los sigue contratando, porque ni saben qué es lo que pasa, inclusive, contratan al mismo Head Hunter para que haga talleres de trabajo en equipo, encuestas de clima laboral y otros artilugios y actividades lúdicas absolutamente ineficaces, lo saben, la empresa lo sabe, y aun así, siguen contratando eso.

2. Escoger: Cuando el reclutador es contratado para "cazar el talento", generalmente cuenta con pocos días para encontrar. De hecho se han inventado unos métodos y rimbombantes nombres que no son más que lo mismo. Antes era reclutamiento y selección, después se llamó Head Hunting y ahora le llaman "Executive Search", cuanto más largo el nombre y en inglés, el cliente creerá que es mejor. Pues bien, es más de lo mismo y de hecho es lo mismo.  Ponen la vacante en una bolsa de empleo (peor aún), ponen avisos en Linkedin y empiezan su cacería a contactar candidatos de sus "bases de datos" de sus "bancos de talento" de sus "aliados estratégicos" y todas las demás bases habidas y por haber. Pues bien, todo esto se reduce a lo mismo (y lo saben, tanto usted lector, como el mismo Head Hunter) dentro de los que aplicaron o se interesaron, escoger a los que cumplen los requisitos cuantitativos generalmente (Estudios, certificados y años de experiencia, no nos engañemos). ¿Quién sale perjudicado en todo esto? La empresa contratante, pues no atraen talento, atraen a personal que cumple el perfil y poco más. ¿Quién tiene la culpa? El reclutador ¿Por qué? Porque no conoce a los profesionales, tiene datos, bases de datos, documentos, pero no conoce a los profesionales, no los tiene en el centro de su servicio. Ahora bien, ¿Es usted reclutador o Head Hunter? Pues, pregúntele a un buen número de profesionales si están de acuerdo con usted de que el profesional es lo más importante de su servicio, se sorprenderán de las respuestas.

3. Criterios de selección: Es muy complicado encontrar talento si siempre los buscamos de la misma forma y los juzgamos por el mismo criterio: Estudios, certificados y años de experiencia. Hay millones de personas que tienen experiencia y pocos con talento y si los criterios siguen siendo los mismos, seguirá fugándose el talento. ¿Quién tiene la culpa? El reclutador. Las empresas tienen retos que cubrir, posiciones, retos, objetivos, pero es el reclutador quien debe llevar a la empresa a definir criterios integrales para encontrar talento.

4. La forma de reclutar: Las empresas subcontratan el reclutamiento y selección por una obvia y justa razón, no conocen a la gente que no trabaja con ellos, no saben dónde está el talento, hasta ahí bien. Contratan al que se supone que si sabe dónde está (que no es cierto), saben dónde hay bases de datos, pero no talento. Y a penas los contratan para esa labor tan importante y con tantos clientes, empiezan a maltratar a los candidatos, a someterlos a esperar, a ponerlos en la posición de necesitado y no de producto, solución que es lo que son y muchos, los evitan por eso mismo, muchos pelean, desisten, se frustran y separan su camino de esa oportunidad donde seguro eran ese colaborador que necesitaba la empresa. ¿Quién pierde en todo esto? La empresa contratante. ¿Quién tiene la culpa? La empresa contratante, que ya sabe que esto va a pasar y continúan en la misma tónica y hasta se preguntan ¿Y qué otra opción hay?

5. Vender la oportunidad: En esto hay algunas empresas de reclutamiento trabajando, pero falta mucho camino por recorrer. Las empresas y reclutadoras no se esmeran en captar el interés de los más talentosos. Por el contrario, parece que dijeran: "Es lo que hay y si le interesa aplique", pues, ya te podrás imaginar quiénes son los que terminarán aplicando. ¿Quién pierde? La empresa contratante.

Hay otros factores de mayor calado y polémica que causaría aún más sangre de la que ya corre. Por darles algunos ejemplos: Ahora quieren que todo el mundo sea MBA, se han desatado los MBA virtuales y ahora resulta (como el ISO 9001) que todos son MBA, y los que no lo son, resulta que son poco competentes, recordemos que un MBA no es ni cerca sinónimo de talento corporativo. Hace unos años, cuando te topabas con un MBA, llegabas a una persona de trayectoria, de logros, de cargos de mucho impacto y era un título al alcance de pocos. Hoy, un estudiante puede salir de pregrado e inscribirse al MBA, todo es cuestión de dinero... la culpa en sí, no es de las universidades (ellas tienen ánimo de lucro), la culpa la tienen los reclutadores, éste y otro compendio de problemas y asuntos mal manejados desde la relación comercial con la empresa contratante, derivan en lo mismo:

El reclutador/HeadHunter/Especialista/Gurú del RRHH o como le queramos llamar: Entrega a su cliente a profesionales que cumplen los requisitos, pero no tienen talento. La empresa los contrata, tiene pérdidas, mal clima laboral, vuelve y contrata a los gurús para hacer encuestas de clima y darse cuenta de lo que ya saben que está sucediendo, recortan personal y los que si son talentosos se van a otra parte y se quedan los mismos: Los que no tienen talento y el país continúa en receso, empresas que no llegan a impactar con su verdadero potencial, empresas que por muy bueno que tienen su producto, no crecen más por el mismo problema: Falta de talento y alta rotación. Gran parte de éste problema, es el que todos saben: El reclutador o gurú que contratan para ésta labor.

Propuestas para mejorar ésta situación:

1. Para las empresas: Entiendan y ayuden a sus contratistas de RRHH, exijan lo que pagan, exíjanle al proveedor, el puede y lo hará.

2. Para las reclutadoras y gurús de RRHH: Dejemos de inventar nombres más sofisticados al mismo proceso. Tienen experiencia en esto, acérquense a su principal cliente: El Talento. Encuéntrenlo, cuídenlo y conéctenlo con las empresas que realmente los necesitan.

3. Para el dueño de empresa: No solo mire el EBITDA, pues gran parte de la culpa de ése desempeño, es del talento que tiene en su empresa, dé directrices al Gerente, CEO, o Directivo de la parte de recursos humanos que le dé la importancia que es. No más charlas, ni encuestas: Lo que necesitan es talento y lo que está mal, todos lo saben, desde el Gerente hasta el mensajero, todos saben qué es lo que hay que hacer para componer el rumbo, sino pregunten a cada uno, se sorprenderán.

4. Para el profesional sin talento: Entienda, no es su culpa, usted es víctima de ésta situación que no ha sido fácil para usted. Pero si algo se puede hacer en la vida, es cambiar. Cambie, busque su felicidad, no se distraiga en nada distinto a ser feliz y deje que otros lo sean. 

5. Para el profesional con talento: Gente como tú, cambia el mundo, cambia a personas, cambia a empresas. No te rindas ante los problemas y no te dejes derrumbar por el que no tiene talento. Al fin y al cabo, lo que sea que estés pasando hace parte del aprendizaje que tienes que vivir para seguir avanzando y cumpliendo tus metas. Sé que no te quedarás quieto, no tienes zona de confort, pero entiende que todos no son como tú, todos no ven la vida como tu pero todos y cada uno, te necesitan a ti, inclusive las empresas que cuando te encuentren te permitirán alcanzar todos tus objetivos profesionales.

 

 

 

 

 

 

- Contacto

Estaremos gustosos de atenderte.

Visítanos

Cra 7 #71-21, piso 5, Torre A | Bogotá - Colombia

Calle 94 # 51B - 43, Oficina 401. Edificio Movich-Buró 51 | Barranquilla - Colombia

Calle de Manzanares # 4, 28005, piso 3 | Madrid - España

- Escríbenos

Listo! Tu mensaje fue enviado.
Error! Ocurrio un error al entregar tu mensaje